LOS DERECHOS TRANS SON DERECHOS HUMANOS

El feminismo interseccional, el proyecto de ley de derechos trans en España y la construcción de un mundo más inclusivo para les migrantes trans


Trans DJ, performer y artista Translocura durante una marcha decolonial en Barcelona, 12 de octubre de 2019. Foto de Christine Thao Tyler

En la semana anterior al 8M (Día Internacional de la Mujer) nos gustaría llamar la atención sobre la lucha por los Derechos Trans en España y en todo el mundo. Los derechos trans son derechos humanos y la liberación trans es un pilar integral de la lucha por la liberación feminista interseccional. Al hablar de la identidad trans, también nos gustaría centrarnos en las realidades vividas por los migrantes trans: te vemos, te amamos y nos comprometemos a animarte como podamos.


8M puede ser una época del año difícil para las personas trans y no binarias porque las narrativas del feminismo trans excluyente alcanzan un nivel sin precedentes. 8M es un hermoso día de celebración para las mujeres, y un día de conmemoración muy necesario en la lucha feminista, pero en las redes sociales, en los espacios activistas y en los diálogos sobre el feminismo en los principales medios de comunicación, TERF (palabra en ingles para los grupos feministas trans excluyentes), plataformas continuamente dadas a feministas transexclusivas, a las expensas de la inclusión interseccional. Como dice el colectivo de noticias queer latinoamericano Agencia Presentes, las TERFs son un grupo de las llamadas feministas "cuya base teórica es la exclusión de mujeres y hombres trans y por exclusión me refiero a la violación, estigmatización, criminalización, patologización y negación de nuestra identidades e historias de vida." Estos grupos cuestionan la existencia de personas trans y afirman que su presencia pone en peligro los espacios y derechos logrados en lo que ellos llaman 'el borrado de la mujer.'” En otras palabras, las concepciones TERF-y del “feminismo” carecen de interseccionalidad y centran a las mujeres cis, negándose a dejar espacio para el espectro de identidades de género más allá de la mujer cis.


El feminismo debe ser trans-inclusivo porque las personas trans y no binarias experimentan la violencia y el trauma quidiano del patriarcado tan agudamente como las mujeres cis. Las mujeres trans también son mujeres, y el feminismo verdaderamente inclusivo reconoce las necesidades y opresiones de todos, incluidas las personas trans, genderqueer, no binarias, con dos espíritus, género fluido, pangénero y agénero, con un énfasis especial en las mujeres trans negras, las mujeres trans indígenas y las mujeres trans de color.


Como escribe el grupo organizador del manifiesto “Feministas por los derechos de las personas trans”, “(nosotros) transmitimos nuestro amor y apoyo incondicional a las parejas de mujeres trans. Siempre estaremos a su lado, como también lo están en los espacios en los que ... luchamos ... día a día: defendiendo la justicia social y los servicios públicos, practicando el apoyo mutuo y la resistencia a las políticas y la falta de políticas que nos están matando, en las fronteras, en los CIE y en las calles."


Cuando alguien dice que apoya los derechos trans, o cuando las feministas interseccionales usan un lenguaje inclusivo, diciendo que “las mujeres trans son mujeres,” esto no infringe los derechos de las mujeres cis. Las mujeres cis pueden experimentar absolutamente la opresión; pedir concepciones más expansivas del feminismo no niega eso. Más bien, el feminismo interseccional, transinclusivo, cuestiona las estructuras de privilegio que centran a las mujeres cis dentro del feminismo y la cis-nidad en la sociedad en su conjunto. El feminismo interseccional y trans-inclusivo apoya una comprensión de la feminidad y de aquellos que experimentan la opresión patriarcal que incluye muchos más tipos de identidades que las que con demasiada frecuencia se consideran predeterminadas.


Digámoslo de otra manera: quitarle las plataformas y descentrar el cis-ness en el feminismo no es discriminar a las mujeres, ni menoscabar los derechos de las mujeres, sino más bien crear un mundo donde todas las mujeres, especialmente las mujeres trans BIPOC (frase en inglés para personxs negrxs, indígenx y racializadx), estén seguras e incluidas. Esta es una labor necesaria para desmantelar el cisheteropatriarcado católico capitalista y la supremacía cis, la islamofobia, el racismo y la supremacía blanca en el mismo. Con el feminismo interseccional y transfeminista luchamos por la seguridad de todxs, no solo de algunxs.


8M en Barcelona, 2020. Foto de Christine Thao Tyler

Ahora que estamos en la misma página sobre los derechos trans, ¿Qué está pasando en España?


En este momento se está redactando una nueva ley en España en relación con los derechos trans: la “Ley Estatal Trans” o la “Ley para la Igualdad Real y Efectiva de las Personas Trans.” Esta nueva ley trans está siendo redactada por el Ministerio de Igualdad, en una iniciativa encabezada por la ministra de Igualdad de España, Irene Montero, y el partido político Podemos. Hubo un período de consulta pública formal sobre el proyecto de ley desde el 1 de octubre de 2020 hasta el 27 de noviembre de 2020, y en febrero de 2021, algunas partes del borrador se publicaron en el internet. En las versiones del borrador de ley trans que hemos visto, hay avances en la garantía de los derechos de las personas trans y no binarias. Sin embargo, otras partes no van lo suficientemente lejos en la reforma de las leyes existentes, sino que afianzan la desigualdad trans y crean más dificultades para las mujeres trans y les migrantes.


Solidary Wheels hace un llamamiento al Ministerio de Igualdad y al Estado español a considerar los derechos, las voces y la dignidad de los migrantes trans mientras redactan y finalizan la Ley Estatal Trans.

Inclusión de voces de migrantes trans: En el tiempo restante para finalizar el borrador de la Ley Trans, el Ministerio de Igualdad debe hacer todo lo que esté a su alcance para escuchar, consultar e incluir a los migrantes trans y a las personas trans BIPOC en el proceso de finalización de la ley, con el fin de co-crear una pieza de legislación que incorpora las voces de aquellos a quienes la ley afectará.


Autodeterminación de género independientemente de la condición de papeles: el nuevo ley debe decir que cualquier persona, independientemente de su situación jurídica, debe poder cambiar su género en los documentos de identidad o en el registro civil, sin tener que presentar un informe médico, documentos que demuestren que se encuentra en transición, o análisis psicológicos que "confirman" su trans-identidad.


Se trata de una reforma importante para las personas trans migrantes, pues la ley existente sobre cambio legal de género, Ley 3/2007, de 15 de marzo, establece que Toda persona de nacionalidad española, mayor de edad y con capacidad suficiente para ello, podrá solicitar la rectificación de la mención del sexo en el registro civil.” La redacción de la ley anterior, al consagrar derechos únicamente para los españoles, no cubre a los extranjeros con residencia legal en España, ni a las personas indocumentadas en España que deseen cambiar legalmente su Esto ha creado dificultades para los migrantes trans, los refugiados y los solicitantes de asilo que viven en España y que, según la ley existente, a menudo se les niega el derecho a cambiar legalmente su género.


En algunas regiones de España puedes estar indocumentado, “en situación irregular,” pero registrado, “empadronarse,” para el censo, un formulario administrativo que marca el género de una persona. Además, las personas sin residencia legal pueden tener otros registros administrativos que indiquen el género, como certificados educativos, una tarjeta de salud pública, una licencia de conducir o una solicitud de seguro social. Por tanto, es importante que la legislación española amplíe el derecho de cambio legal de género a todas aquellas personas que viven en territorios españoles, no solo a aquellas con nacionalidad española o residencia legal.


Un sistema en el que la capacidad de una persona para acceder a procesos legales que afirmen el género esté determinada por la nacionalidad o la falta de ella no es un sistema justo.


Despatologizar y desmedicalizar la identidad trans: el nuevo ley debe decir que cualquier persona, independientemente de su situación legal, debe poder cambiar su género en los documentos de identidad o en el registro civil, sin tener que presentar un informe médico, documentos que demuestren que se encuentra en transición o análisis psicológicos que “confirman” su trans identidad.


El borrador actual de la nueva ley trans incluye disposiciones donde “No se requerirá prueba psicológica o médica para cambiar el nombre relativo al sexo en todos los registros y documentos administrativos, ni será necesario cambiar la apariencia o función corporal de la persona a través de procedimientos médicos, quirúrgicos o de otro tipo." Esperamos que estas protecciones permanezcan vigentes mientras se finaliza y se debate la ley.


Damos la bienvenida a estas partes de la Ley Tran que permiten a las personas cambiar su género sin justificación médica porque esto coloca la determinación de género en manos de las mismas personas trans, en lugar de las llamadas “autoridades” legales, médicas o psicológicas cuya visión de la identidad tans puede no estar alinearse con la comprensión del sexo y el género dentro de las comunidades queer.


En las disciplinas de la psicología y la psiquiatría, la identidad trans ha sido vista con demasiada frecuencia como un trastorno mental o médico. Si bien la disforia de género es una condición real con la que muchas personas luchan, no todes las personas trans experimentan disforia. Por tanto, exigir a las personas trans "prueben" su realidad trans, es decir, que su identidad de género no coincide con el sexo que se les asignó al nacer, con informes médicos o análisis psicológicos, devalúa las experiencias vividas de las personas trans. La identidad de género personal y autoideterminada de une individue debería ser suficiente para confirmar el género, sin necesidad de afirmación de fuentes externas.


La actual Ley 3/2007, de 15 de marzo, establece que “para llevar a cabo la rectificación del registro de sexo se requiere acreditar la disforia de género mediante informe médico o psicológico clínico, así como someterse a tratamiento médico durante al menos dos años para adaptarse a las características físicas del sexo declarado.”


Sin embargo, la identidad trans de alguien no comienza y termina con la transición física. No todas las personas trans tienen una transición. Y para aquellos que quieran, existen numerosas barreras para la transición física: algunas personas no pueden hacer la transición por razones médicas, muchas no pueden pagarla y algunas personas trans pueden simplemente optar por renunciar a aspectos de la transición física que implican cirugía u hormonas. Además, la atención médica trans segura y que afirma el género puede ser increíblemente difícil de acceder y en muchos lugares simplemente no existe. Otros, especialmente las personas trans de BIPOC, pueden sopesar sus opciones y decidir que el esfuerzo de navegar por los sistemas médicos racistas, transfóbicos y capacitados ejerce una mayor presión sobre su salud mental que vivir con disforia de género y, por lo tanto, eligen no realizar la transición médica.


Para los migrantes trans que desean realizar una transición física, las trayectorias de migración largas y difíciles pueden hacer que sea increíblemente difícil acceder a la terapia hormonal, mantener los horarios de inyección de hormonas o acceder a atención médica trans que sea asequible y accesible en el idioma. La exclusión de los migrantes de los sistemas de salud públicos y privados lleva a algunos migrantes trans a automedicarse con hormonas del mercado negro o inyecciones de médicos que aprovechan la exclusión institucional para cobrar honorarios exorbitantes mientras prestan servicios por debajo de la media. Ninguna de las últimas situaciones resulta en un informe médico formal. Por lo tanto, las leyes actuales en España que requieren registros médicos de dos años de transición física antes de calificar para un cambio legal de género imponen una carga irrazonable sobre los migrantes trans para a) cambiar físicamente su apariencia para obtener legalmente un nombre que afirme su género ob ) esperar un mínimo de dos años desde el punto de entrada en el sistema sanitario español para cambiar legalmente su nombre.


Hay muchas personas trans que hablan públicamente sobre sus experiencias, y existe una gran cantidad de recursos para el aliado trans, tanto en línea como impresos. Te invitamos a escuchar, confiar y afirmar las voces de las personas trans, especialmente cuando se habla de sus identidades de género.


Definir el género fuera del binario de género y entender el género como un espectro: Bajo la nueva Ley Estatal Trans, las personas deberían poder elegir entre un espectro de géneros en sus documentos de identidad y registros administrativos. Esto significa eliminar el género de los documentos legales o incluir otras opciones además de "masculino" o "femenino".


Además, la nueva ley trans debe incluir una comprensión integral de la identidad trans y el género que no solo vea la identidad trans dentro de un binario de transición de hombre a mujer o viceversa, sino una identidad de género en un espectro que puede fluctuar y cambiar con el tiempo. Las personas trans no son solo personas asignadas como hombres al nacer que se identifican como mujeres, o personas asignadas a mujeres al nacer que se identifican como hombres, sino que una persona trans también podría ser una persona no binaria asignada como mujer al nacer (pero no todas las personas no binarias identificarse como trans), una persona con agender asignada como hombre al nacer, o una persona a la que se le asignó intersex al nacer que se identifica como mujer (pero no todas las personas intersex son trans, y no todas las personas intersex son automáticamente genderqueer, lo que significa que las personas intersexuales que viven la vida como hombre o mujer no necesariamente se consideran trans). ¡Estos ejemplos no son exhaustivos! La identidad trans, como el género, es un espectro y abarca una miríada de expresiones y realidades sexuales y de género.


Recomendamos encarecidamente este video de @bambi.butch, que deconstruye el borrador de la ley trans y explica su impacto en las personas no binarias: Ley Trans

  • El proyecto de ley trans no aborda la existencia o las necesidades de las personas no binarias: "el borrador no hace hay ningun reconocimiento mas alla de una corta mencion a los generos non-binarias."

  • En la legislación sobre personas trans, las personas no binarias suelen quedar fuera porque gente pense que "no somos trans o somos trans de segunda"

  • Las personas no binarias necesitan el reconocimiento legal de la identidad de género no binaria, no simplemente la omisión del sexo / género en los documentos de identidad o una "otra" opción además de "hombre" y "mujer" en los documentos: "Queremos poder decir 'somos no binaries' y queremos poder tener un estatus legal igualitario al de las personas binarias, trans o cis."

Como dice el colectivo Trans Latinos, “si la ley trans no va a incluir los derechos de las personas migrantes con discapacidad y no binarias entonces no es estatal porque nosotrxs tambien somos estadxs.”


Acceso a cambios de nombre legal para trans, migrantes, refugiados y solicitantes de asilo: Los migrantes trans y los solicitantes de protección internacional deben poder cambiar sus nombres legales a voluntad, sin presentar “acreditación” o “justificación” para solicitar dicho cambio de nombre.


Los cambios de nombre legal son un paso crucial de afirmación de género para muchas personas trans. Si bien permitir el cambio de nombre legal es solo una pequeña parte de la lucha trans, y no un sustituto de la inclusión social, la seguridad física, el acceso a la atención médica, la seguridad en el lugar de trabajo, las leyes contra la discriminación, las protecciones interseccionales o cualquiera de los muchos otros aspectos de los derechos trans. , es uno que puede tener un impacto profundo en la salud mental, los sentimientos de pertenencia y la calidad de vida cotidiana.


Solidary Wheels apoya la declaración de KifKif, asociación española de migrantes y refugiados LGBTI+, al pedir un “rechazo absoluto al concepto de 'acreditación' introducido en el proyecto de Ley Estatal Trans para migrantes trans y solicitantes de protección internacional, que deben acreditar que han sufrido persecución en sus países de origen para obtener sus nombres elegidos en el Registro Civil ”.


Esto crea una barrera para acceder a los documentos de identidad que afirman el género para los migrantes trans, que aquellos con nacionalidad o residencia española no tienen que pasar para cambiar sus nombres. Una capa adicional de burocracia que solo se aplica a quienes no tienen pasaporte español es racista y exigir que los migrantes trans "prueben" que han enfrentado persecución muestra una falta de comprensión de la realidad que enfrentan los migrantes trans en sus países de origen.


Como lo expresó el colectivo Trans Latino, estas “normas son eurocentrismo sistematica.”


Muchas personas que enfrentan persecución deciden huir en lugar de intentar navegar por sistemas judiciales que no incluyen los derechos trans en sus concepciones de la justicia. En el transcurso de la migración de un lugar inseguro a uno seguro, con frecuencia se pierden papeles, recuerdos, documentos de identidad y restos de vida en el camino. Esperar que cada migrante queer que ingresa a España tenga registros burocráticos detallados de sus vidas pasadas ignora la realidad de los peligrosos viajes migratorios, que a menudo implican horas, o incluso días en el mar, miles de kilómetros a través de países extranjeros y años de espera en centros de detención.


Solidary Wheels pide que el Ministerio de Igualdad cuestione la igualdad de un sistema en el que los migrantes trans tienen que superar obstáculos administrativos adicionales para acceder a procesos legales de afirmación de género, en comparación con las personas trans de origen español.


Atención a la discriminación interseccional y múltiple: la nueva Ley Estatal Trans debe reconocer la existencia de discriminaciones interseccionales y brindar protecciones legales especiales para migrantes trans, mujeres trans y personas trans BIPOC.


A partir de sus identidades interseccionales, los migrantes trans deben afrontar todos los desafíos de ser migrante en España en el mismo momento que las luchas cotidianas de ser trans en un mundo cis-supremacista. Algunas de las discriminaciones interseccionales que pueden enfrentar los migrantes trans incluyen xenofobia, racismo, colorismo, clasismo, discapacidad, estigmatización de la salud mental y / o discriminación basada en la religión (por ejemplo, islamofobia). En la nueva Ley Estatal Trans pedimos que se consideren las necesidades únicas de los migrantes trans, y que la Ley Estatal Trans haga referencia a otras leyes de derechos españolas, como las contra la violencia de género.


La atención a la discriminación interseccional y múltiple requiere mecanismos sólidos de recopilación de datos. El Ministerio de Igualdad debe garantizar que se recopilen datos sobre los delitos contra las personas trans, con información demográfica incluida para que los investigadores, el gobierno y el público en general puedan ser conscientes del impacto desproporcionado de los delitos de odio en las mujeres trans BIPOC.


Además, debe haber vías para denunciar los delitos de odio contra las personas trans que se cruzan con incidentes racistas, violencia de género y discriminación, y la inclusión de disposiciones especiales para la protección de los migrantes trans tanto dentro de España como en sus fronteras. Las personas indocumentadas deben estar protegidas de la deportación o las órdenes de expulsión cuando denuncien delitos de odio, violencia o cualquier otro tipo de denuncia.


Melilla y los derechos trans en las comunidades autónomas de España


En España se necesita una ley estatal (ley a nivel estatal) para los derechos trans porque la situación de los derechos trans varía mucho de una comunidad autónoma a otra.

Según un informe de Chrysallis, asociación de familias de menores Trans *, titulado “Protocolo de Acompañamiento de Estudiantes Trans* y Atención a la Diversidad de Género en los Centros Educativos de Melilla” la discriminación e intimidación contra quienes infringen las normas de género resulta en una situación en la que:


“Por falta de información, falta de apoyo o miedo a sufrir una discriminación directa, exclusión de ciertos grupos de pertenencia, e incluso agresiones físicas y / o verbales, las personas trans también pueden vivir una doble vida, sin revelar su real (o social) en algunos entornos y que se mencione con un género que no se corresponde con su verdadera identidad sexual y / o de género.


Las personas LGTBIQ+ con frecuencia se acostumbran a esconder una parte fundamental de sí mismas: fruto de una socialización discriminatoria, crecen ocultando su verdadera identidad, sentimientos, deseos y necesidades mostrando solo una parte superficial de sí mismos ”.


Además, escribe Chrysallis, “la orientación afectivo-sexual, la identidad sexual y la expresión de género no son algo estanco, sino que pueden variar a lo largo de la vida y forman parte de un

proceso de construcción: no se dan de una vez por todas, sino que se van configurando y van sufriendo cambios de acuerdo a su entorno inmediato ... Como consecuencia del desconocimiento a nivel social de las identidades trans, y la falta de estructuras administrativas que contemplen , proteja y respete esto, en realidad, las personas trans * pueden ver su identidad sexual y / o de género negada constantemente ”.


En un lugar como Melilla, que es una puerta de entrada a Europa y recibe a cientos, si no miles, de personas y jóvenes en movimiento cada año, algunas de las cuales son trans y / o genderqueer, leyes que ofrecen mayores derechos y protecciones para las personas trans también. ofrecen grandes derechos y protecciones para los migrantes. Como organización que lucha por los derechos humanos y la dignidad de todos en la frontera sur de Europa, Solidary Wheels pide derechos trans explícitos a nivel de la gobernanza regional de Melilla, así como a nivel estatal, para que nuestros parientes trans puedan existir y vivir en una sociedad feminista más inclusiva e interseccional.


Artículo escrito por Christine Thao Tyler


45 vistas

© 2020 SOLIDARY WHEELS. RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS

  • Twitter - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • Facebook - círculo blanco