Compartir comidas, una manera de ocupar el espacio público

Reflexionar sobre cómo ocupar el espacio público en Melilla es un desafío, algo complejo y no obvio. Estos lugares son la demostración de la paradoja del sistema en el que vivimos. Si lo ves de manera superficial te encontrarás con una ciudad cuidada, lugares de trabajo y de ocio donde la gente se une para bañarse en la playa, beber una cerveza y comer con amigos. También cerca de la Plaza España verás parques verdes y policía que controla el tráfico y en el paseo marítimo encontrarás playas y bares con música.



En cambio, si miras con atención te das cuenta de que en la zona del aparcamiento de la Plaza España siempre habrá un chico limpiando coches, a ciertas horas del día en el puerto un joven marroquí escondido intentando hacer risky y en el barrio del Rastro encontrarás algunos chicos en las escaleras del supermercado Dia comiendo lo que les han dado las vecinas o han conseguido tras echar una mano a los comercios del barrio.


A esos mismos chicos sin embargo, no les verás en las discotecas del puerto, en las terrazas de los bares de las Plaza de las Culturas ni en los campos de fútbol o las playas, ya que en estos lugares no son bienvenidos ni aceptados.



El espacio público es un lugar de conflicto, a muchos colectivos les es negado, la aporofobia y el racismo les relega a los márgenes invisibles. No están legitimados para ocupar y atravesar el espacio público porque son considerados peligrosos en el sentido de que no encajan con el decoro de la ciudad: "La misma seguridad se ha convertido en una ideología política que puede definirse como securitarismo: esta ideología se sustituye a los principios del garantismo jurídico y penal convirtiéndose en una herramienta que se utiliza en detrimento de ciertas subjetividades indeseables". [1]


Por tanto la dialéctica institucional se desarrolla alrededor del tema de la "seguridad" entendida como la militarización de las calles y del espacio público. En cambio la seguridad real está hecha de casa, salud, salario, derechos sociales y civiles. Así pues se implementan instalaciones de cámaras y se endurecen las políticas de seguridad, en detrimento del bienestar y de una lógica que remite las causas más profundas del malestar social a la falta de derechos civiles básicos.


Desde Solidary Wheels promovemos la reapropiación de estos lugares, en apoyo a los chicos que llegan a esta ciudad y que son invisibilizados cada día. Aparte de los espacios de encuentro en el skatepark y la playa que también promueven “ocupar el espacio público”, dos días a la semana realizamos repartos de comida para enfatizar su derecho a ocuparlo y darle la forma que les convenga así como también denunciar la falta de recursos patente en la ciudad.[2] No existe ningún comedor, o servicio público que atienda a los jóvenes marroquíes que se ven forzados a vivir en situación de calle, muchos de ellos mientras esperan la admisión a trámite de sus solicitudes de asilo.



Por todo esto, la decisión de compartir comida, que es una necesidad básica, en un espacio público es una resolución tanto social como política. El derecho a la ciudad forma parte del derecho a la libertad, a la individualización en la socialización, al hábitat y al habitar; y debe ser garantizado a cualquier persona, independientemente de la documentación y situación legal y económica que tenga.




[1] "La stessa sicurezza è diventata un'ideologia politica definibile come securitarismo: tale ideologia sostituisce i principi del garantismo giuridico e penale trasformandosi in strumento da utilizzare a scapito di alcune soggettività indesiderabili" Simone A. (2010) I corpi del reato. Sessualità e sicurezza nella società del rischio, Milano - Udine, Mimesis Edizioni.


[2] “Vivienda: Los indicadores MIPEX-R no relevan ni medidas ni programas específicos por parte del gobierno regional para favorecer el acceso a la vivienda del colectivo de personas extranjeras, sean ayudas en forma de asesoramiento o de apoyo económico. Asimismo, preocupa la falta de políticas que aborden la situación de segregación en los barrios más desfavorecidos del territorio.” Francesco Pasetti y Carlota Cumella de Montserrat, investigadores, CIDOB (2022) MIPEX-R: la gobernanza de la integración en seis regiones españolas. CIDOB Briefings 37.



42 visualizaciones