Un menor de edad pierde la movilidad de las piernas tras seccionarse la médula haciendo risky

Un chico menor de edad se precipita desde un muro de cinco metros cuando trataba de entrar en el puerto de Melilla para subirse a un ferry con destino a la Península y se rompe la médula.


La falta de vías seguras para personas en movimiento las lleva a arriesgarse peligrosamente, con consecuencias nefastas para su integridad física.

La Consejería de Distritos, Participación Ciudadana, Juventud, Familia y Menor, como tutor legal de esta persona, es responsable de velar por el respeto de sus derechos.


Solidary Wheels y No Name Kitchen exigimos el trasladado inmediato del chico a un recurso adecuado a sus necesidades médicas actuales y no ver vulnerado su derecho a una atención sanitaria digna y no discriminatoria.






sanitaria digna y no discriminatoria.


528 vistas